UN AFTA EN LA BOCA PUEDE SIGNIFICAR UNA DE ESTAS COSAS

Causas de las aftas bucales

Las causas exactas de las aftas bucales no se conocen con certeza, pero se cree que pueden ser el resultado de varios factores, como:

  • Trauma bucal, como morderse la lengua o los labios.
  • Infecciones virales o bacterianas.
  • Cambios hormonales, especialmente en mujeres.
  • Estrés y ansiedad.
  • Deficiencias nutricionales, como la falta de hierro, vitamina B12 o ácido fólico.
  • Alergias alimentarias.

 

Síntomas de las aftas bucales

Los síntomas de las aftas bucales pueden variar según el tamaño y la ubicación de la lesión, pero los más comunes incluyen:

  • Dolor en la zona afectada.
  • Sensibilidad al calor o al frío.
  • Dificultad para hablar, comer o beber.
  • Inflamación y enrojecimiento de la zona afectada.
  • Sensación de ardor o picazón.

Tipos de aftas bucales

Existen tres tipos de aftas bucales, que se diferencian en su tamaño, ubicación y gravedad de los síntomas:

  • Aftas menores: Son el tipo más común de aftas bucales y suelen medir menos de un centímetro de diámetro. Se encuentran en la mucosa bucal y suelen ser dolorosas pero no representan un riesgo para la salud. Las aftas menores tienden a desaparecer en un plazo de 7 a 14 días.
  • Aftas mayores: Son menos comunes que las aftas menores y suelen ser más grandes, con un diámetro de más de un centímetro. Se localizan en la parte posterior de la boca y pueden ser muy dolorosas, lo que dificulta hablar, comer y beber. Las aftas mayores pueden tardar semanas en curarse y pueden dejar cicatrices.
  • Estomatitis aftosa recurrente: Es un tipo de afta bucal que se caracteriza por la aparición de múltiples lesiones en la boca. Pueden ser pequeñas o grandes y se localizan en diferentes partes de la boca, como la lengua, el paladar o las encías. La estomatitis aftosa recurrente puede ser muy dolorosa y afectar la calidad de vida de las personas que la padecen.

Tratamiento de las aftas bucales

El tratamiento de las aftas bucales depende de la causa y la gravedad de la lesión. Algunas medidas que se pueden tomar para aliviar el dolor y acelerar la curación incluyen:

  • Enjuague bucal con soluciones antisépticas o antiinflamatorias.
  • Uso de analgésicos para aliviar el dolor.
  • Aplicación de cremas o geles tópicos que contienen ingredientes antiinflamatorios o anestésicos.
  • Evitar alimentos picantes o ácidos que puedan irritar la zona afectada.
  • Asegurarse de mantener una buena higiene bucal.

.